ACTUALIDAD

Siempre vemos mujeres felices y sonriendo con sus bebés recién nacidos, pero la realidad es que después de tener a un bebé, muchas mujeres experimentan emociones negativas, que se suman a la predisposición, el estrés, la privación del sueño, las hormonas, y las expectativas culturales que se tienen de ser la “mamá perfecta”.

Se cree que el 9-16% de todas las mamás experimentan depresión posparto. La depresión post parto es un cambio de ánimo radical, que se puede presentar días o meses después de tener un bebé, aunque en el 50% de los casos los síntomas comienzan durante el embarazo. Para muchas madres, la ansiedad, no la depresión, es el primer indicio de que algo anda mal.

No es cierto que si después de cuatro semanas de que tu bebé nació, no tienes síntomas de depresión postparto, ya la libraste. Existen muchas situaciones y factores que pueden llevar a una madre a desarrollar depresión a los seis meses o al año de tener a su bebé. En todos los casos, deben de recibir ayuda profesional. Debemos de recordar que la depresión postparto no es la única enfermedad posparto. Hay casos de ansiedad después del parto, desorden obsesivo compulsivo postparto, y rara vez, psicosis postparto. Así que la próxima vez que veas a una mamá con un bebé, trata de hacerle la vida más fácil, nunca sabes por lo que está pasando. Ahora revisemos algunos de los síntomas más comunes. Es importante destacar que no todo las madres van a experimentar todos los síntomas, puede haber variaciones, lo importante es que la persona, o personas cercana a ella, identifiquen si los cambios son radicales.

 

La culpa o la vergüenza son uno de los síntomas más comunes. Las madres se sienten como si deberían hacer mejor las cosas, o mínimo saber hacer las cosas. La palabra "debería" pasa por sus cabezas un montón de veces. Piensan que son malas madres, que no saben ser madres o que no merecen ser madres. Como no quieren que nadie se entere, no hablan de estos sentimientos porque no quieren que las juzguen o les quiten a su bebé. Otro síntoma es que nunca están tranquilas, se sienten abrumadas todo el tiempo, tristes o ansiosas. Sienten que en realidad no estuvieron hechas para ser mamás, y todo fue un terrible error. Muchas madres ni siquiera quieren ver a sus bebés, mucho menos cuidar de ellos. La fantasía de escapar y evadir su nueva situación, es un síntoma común. Piensan que al huir su familia estará mejor sin ellas. Pueden tener pensamientos de escape para quitarse la vida, los cuales persisten a pesar de descansar y recibir apoyo.

 

Algunos otros síntomas son perder interés en las cosas que le gustaban antes, comer mucho o menos de lo normal, llorar por mucho tiempo, tener problema para quedarse dormida o para dormirse, dormir demasiado, no poder concentrarse, recordar cosas o tomar decisiones. Los tratamientos que funcionan para la depresión postparto son las terapias de conversación, combinada a menudo con medicamentos para tratar la depresión. Las enfermedades mentales postparto son tratables, presentar cualquiera de ellas no te hace una mala madre. Todos, mujeres y hombres, debemos de tener en mente que tener un hijo es agotador, emocional, y muchas veces es una tarea abrumadora. Un nuevo bebé es difícil, pero no debe de ser un tormento.

Más información | American Psychological Association

Imágenes | Toshimasa Ishibashi | Patrice CALATAYU | Francesco | ECohen |